Home Argumentos ¿Por qué el euro ahora vale lo mismo (o menos) que el dólar?