Home Tags Posts tagged with "RSE"

RSE

Porqué debemos ser ‘verdes’, o cómo tomar la ventaja competitiva

Earthgonomic México, AC

Hace algunos años las oportunidades de trabajo se encontraban limitadas por el número de empresas activas. Las propuestas de solución a la demanda laboral planteaban la necesidad de facilitar la apertura de empresas a pequeña escala que, por una parte, abriera nuevas vacantes laborales y, por otro lado, impulsaran el desarrollo de bienes y servicios nacionales.

Afortunadamente la apertura de procesos de inscripción de registro a personas morales, incentivos económicos y la nueva accesibilidad a créditos financieros, permitieron la aceleración en la constitución de pequeñas y medianas empresas (mipymes), lo cual hasta la fecha ha resultado de gran apoyo social, e incluso se ha traducido en lo que conocemos como cultura del emprendimiento. De acuerdo con datos de la Secretaría de Economía, en México se crean hasta 35,000 mipymes mensualmente.

Paralelamente, el desarrollo de las mipymes son parte de la cotidianeidad del mercado empresarial. Menciona la revista Forbes que 99.8% de las unidades empresariales en México pertenecen a este sector, y se estima que generan más de la mitad del PIB nacional, así como siete de cada diez empleos. Datos publicados en El Empresario indican que tan solo en 2013 alrededor de diez mil mipymes pertenecían al sector verde.

Una gran parte de las empresas que integran en sus planes de desarrollo la visión sustentable son quienes ofrecen nuevas alternativas de productos o servicios amigables con el medio ambiente, es decir, que a la nueva generación de empresarios no les ha pasado de largo el atractivo de ‘ser verde’.

Igualmente afortunado es que no son pocos los beneficios derivados de esta tendencia; ejemplo de ello es que cada día existen más consumidores que conocen y encuentran los productos que necesitan, elaborados en procesos con un menor impacto ambiental en comparación con otros procesos que no se alinean a protocolos de sustentabilidad. Lo que es interesante de destacar es que las grandes empresas que ya se han consolidado en el mercado mexicano, han decidido sumar su participación en esta tendencia ambiental para no dejar escapar los beneficios que acarrea.

Por la unidad y el impulso de estrategias

Sin duda, es plausible el entusiasmo de los emprendedores que han decidido apostar por el ‘mercado verde’ porque no sólo ha significado el crecimiento de la conservación del entorno natural, también ha implicado contar con beneficios sociales y económicos.

Pese a todas las bondades que se pueden alcanzar, es importante destacar un fenómeno en paralelo que debe ser considerado por los emprendedores y es que, al parecer, una empresa verde adquiere por esta condición un estigma. Todo comienza cuando se separa a las empresas verdes del resto de las organizaciones. Los consumidores son mucho más estrictos y exigentes, lo cual es excelente mientras no se lleve al extremo. No importa si el core business del negocio es vender playeras, la gente exigirá que la tela sea orgánica, que el logotipo tenga colores verdes, las tarjetas de presentación de papel certificado y a poco están de exigir que los colaboradores solamente usen bicicleta y coman alimentos orgánicos para poder dar su voto de confianza de que, en verdad, cuidan el ambiente.

Qué bueno que ocurra esto como primera práctica de conciencia de los consumidores: ser responsables al elegir los productos y servicios en función de su grado de afectación ecológica. Sin embargo, debe mantenerse un equilibrio en el que se evite que las empresas y sus empleados sean castigados en lugar de reconocidos por el nivel de avance en acciones ambientales. Lo ideal es impulsar los esfuerzos de acuerdo con los alcances de cada empresa.

Por otro lado se encuentran las grandes compañías que también realizan prácticas ambientales, aunque gozan de mala fama, son atacadas y desfavorecidas por el consumidor debido al tamaño de su infraestructura, a su origen o por razones independientes de su congruencia ambiental.

Es importante hacer una distinción entre las empresas ambientalmente responsables de aquellas que no lo son, con una meta deseable para que en un futuro próximo ser ‘verde’ no se convierta en un estigma negativo, por el contrario, que sea un signo de reconocimiento. Por ello, las empresas de cualquier escala deben implementar políticas desde su constitución y líneas estratégicas dedicadas al factor de la sustentabilidad, de tal manera que la responsabilidad ambiental empresarial sea un elemento de unión y no de división.

 

Un estudio de KPMG indica que la sustentabilidad mejora la imagen de las compañías. Hasta un 70% de los consumidores pagaría más por productos que apoyan causas benéficas.

 

Los diferentes destinos de un propósito

No debe existir una categorización sino una alineación de metas e indicadores que guíe los pasos de la sustentabilidad en los negocios, de tal manera que puedan ser implementados en cada escala de negocio. La idea es generar elementos para que los consumidores puedan encontrar puntos de comparación entre una empresa de diez personas y una de diez mil colaboradores; es decir, no por el tamaño del negocio sino por la congruencia de su compromiso y cumplimiento.

No cabe duda que un grupo importante de las empresas categorizadas como ‘verdes’ ha sabido encontrar un valor agregado y un diferencial, haciendo de esta oportunidad una ventaja competitiva. Por sí misma la sustentabilidad —fuera de los prejuicios del consumo— genera grandes beneficios, como se mencionó anteriormente, pero además se pueden lograr grandes reducciones en costos operativos, lo que parece ser el anhelo de muchas empresas; acceder a créditos o apoyos bancarios y gubernamentales; incorporar más ingresos por la atracción de nuevos consumidores e incluso fortalecer su identidad corporativa.

De acuerdo con un estudio realizado en 2011 por KPMG llamado “Measuring up: improving sustainability in consumer markets”, las iniciativas de sustentabilidad mejoran significativamente la imagen de las compañías y esto representa una ventaja competitiva para conservar y atraer clientes. Además de ello, se estimó que hasta un 70% de los consumidores está dispuesto a pagar un sobreprecio por productos que apoyan causas benéficas.

Sin embargo, es importante que las empresas que deciden integrar prácticas de responsabilidad ambiental ejerzan programas congruentes, tangibles, medibles y públicos, especialmente cuando se trata de mipymes, ya que al integrar en su core business este diferencial, la evaluación de sus acciones siempre será más estricto.

Si bien es cierto que el alcance de cada empresa para la implementación de objetivos de sustentabilidad es diverso, es importante que en vista de ello cada una desarrolle la estrategia con metas alcanzables que le permita guiar sus acciones en ese sentido. Una rápida revisión, por ejemplo, a uno de los sistemas de reporte de resultados, reconocido a nivel mundial es la Iniciativa de Reporte Global (Global Reporting Initiative), que permite encontrar situaciones en las cuales una empresa transnacional justifica sus acciones ambientales solamente al colocar contenedores de basura, mientras que una empresa de nivel local realiza jornadas de voluntariado con una convocatoria de centenas de personas.

Incluso en un tema de interés ambiental, social y económico existen don lados de la moneda. Es por ello que las empresas deben evaluar el alcance de sus acciones y cumplir con su responsabilidad ambiental con la seriedad que merece el tema, y no sólo como una tendencia que puede mejorar su imagen, ya que los resultados de su compromiso influyen directamente en la estabilidad ambiental, social y económica de su área de influencia.

 

Perfil:

Colaboración de Earthgonomic México, AC. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic.

agosto 28, 2018 0 comment
0 Facebook Twitter Google + Pinterest